16
Mar, Oct
22 New Articles

Bordet y otros doce gobernadores ya se reunieron con autoridades nacionales

Política
Tipografias

El Gobierno nacional busca aprobar el presupuesto 2019 con un recorte que podría alcanzar los 300 millones de pesos a dividir en partes iguales entre la Nación y las provincias. En busca de consenso, Marcos Peña y Rogelio Frigerio ya se reunieron con 13 gobernadores, entre ellos Gustavo Bordet. En el gobierno imaginan tres escenarios posibles sobre un eventual acuerdo con el peronismo para sancionar el Presupuesto 2019, que ahora según los nuevos cálculos oficiales deberá representar un ajuste de 300 mil millones de pesos, a dividir en partes iguales entre la Nación y las provincias.

Mientras tanto, el desfile de gobernadores ya empezó. Trece sobre 24 mandatarios provinciales ya tuvieron entrevistas bilaterales con Marcos Peña y Rogelio Frigerio. El Presupuesto no fue el único tema, pero se deslizó en cada reunión.

El lunes, en Tucumán, hubo tiempo para conversar con el anfitrión Juan Manzur. El viernes tuvieron su momento en Olivos María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, quienes ya se resignaron a afrontar el traspaso de empresas energéticas y sus entes regulatorios.

Aysa, en cambio, seguirá en manos de la Nación, porque tiene obras en ejecución y un crédito del Banco Mundial que impide modificar su paquete accionario. El transporte y sus subsidios son los que más preocupan a los dos distritos macristas: si no hay gradualidad implicaría un costo aproximado de 50 mil millones de pesos para la Provincia y de 15 mil millones para la Ciudad.

Ese mismo día, varios de los asistentes a esa reunión les bajaron el pulgar al plan ideado por Mario Quintana y Gustavo Lopetegui para reducir drásticamente los subsidios en La Patagonia.

El martes y el miércoles había sido el turno de los tres socios radicales Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy).

A estas reuniones se suma la que tuvieron las principales espadas políticas macristas con Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Urtubey (Salta) y Sergio Massa y Miguel Pichetto, cuya publicación despertó el enojo radical.

Ahora, la UCR volverá a sentarse con esos jugadores en una próxima reunión que no se concretará hasta los últimos días de julio o primeros de agosto, cuando se tengan más precisiones sobre la letra chica del Presupuesto.

Otro gobernador que pasó por Olivos sin hacer ruido fue uno de los opositores más duros: el puntano Alberto Rodríguez Saá. Completaron la nómina con entrevistas en Casa Rosada Omar Gutiérrez (Neuquén), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Hugo Passalacqua (Misiones) y Lucía Corpacci (Catamarca). También, llevaron sus reclamos por obras pendientes.

La última en llegar fue la santacruceña Alicia Kirchner, que este jueves pasó por el Ministerio del Interior. El rionegrino Alberto Weretilneck también se entrevistó con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su segundo, Sebastián García de Luca.

Las posibilidades del Gobierno

El plan A, el más optimista, es el ideal para el Ejecutivo. En esa hipótesis, los gobernadores acompañarían la sanción de la ley de leyes igual que otras expresiones del PJ y la oposición, que garantizarían una sanción contundente, como ocurrió en 2016 y 2017.

El plan B tiene sus pros y sus contras. Serviría para cualquier ley menor, pero no para un Presupuesto en un contexto de recesión y ajuste a instancias del FMI. Significaría acordar solo con algunos gobernadores y juntar los votos necesarios para sancionar la ley. Sin embargo, en la Casa Rosada temen un efecto "previsional". El trauma por la reforma de cálculo jubilatorio de diciembre pasado todavía no cicatrizó. El capital político es sensiblemente menor que entonces.

El plan C es prorrogar el Presupuesto 2018, una amenaza que nadie del ala política del Ejecutivo se toma demasiado en serio.

El gobierno apuesta a reducir el gasto -obras, transferencias y subsidios- sin aumentar impuestos. En Hacienda tampoco están dispuestos a postergar un año el pacto fiscal.

Los condicionamientos del FMI

Si bien desde la Jefatura de Gabinete le restaban importancia a la inminente presencia de Christine Lagarde en el país para empujar un acuerdo, evitaron confirmar si la titular del FMI se reunirá con la oposición.

Es que si los números no cierran, algunos funcionarios señalan en que se insistirá con las retenciones a la soja, uno de los condicionamientos puestos por el FMI.

Este viernes circuló el memo que el staff del FMI elevó a su directorio -impulsado por Hacienda- y que proponía mantener las retenciones cerca del 25,5 por ciento. Mauricio Macri sigue firme y no quiere -por ahora y como les prometió a los ruralistas- faltar a su palabra.