Así lo confirmó y lo celebró en un comunicado la agrupación H.I.J.O.S.-Jujuy junto a la Asociación Jujeña de Ex presos Políticos, haciendo eco de la “captura y detención del genocida”, por cuyo paradero el Ministerio de Justicia de la Nación ofrecía una recompensa de 100 mil pesos.

Eva Arroyo, referente de H.I.J.O.S.-Jujuy, confirmó que el ex militar que llevaba 8 años sin ser indagado ni procesado y prófugo por más de 3 años “fue detenido por personal de la policía federal” y que “lo más probable es que sea traído este jueves a la provincia para ser indagado”.

Juan Carlos Jones Tamayo fue un capitán del Ejército afectado a Inteligencia responsable de los crímenes de lesa humanidad cometidos en “La noche del apagón” a los mineros de mina el Aguilar, a militantes del PC en Tumbaya, al grupo de “los 7 del 10”, en la causa “Álvarez García” y “Álvarez de Scurta”; la desaparición forzada de los dirigentes gremiales de la obra social del sindicato de la empresa Ledesma, de “Marina Vilte, dirigente docente, entre otras víctimas.

Con pedido de captura nacional e internacional recomendada desde enero de 2011 a partir una medida que dispusiera el juez Fernando Poviña, Tamayo fue detenido la noche del 1 de octubre pasado, en el barrio Belgrano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A pesar de que en la primera causa que se instruyó en Jujuy, por el asesinato de la maestra Dominga Álvarez de Scurta, en cuyo dictamen de agosto de 2006, la fiscalía ya había pedido la detención e indagatoria del genocida, el depuesto juez Olivera Pastor nunca concretó el pedido.

“La convivencia del Juzgado Federal 2 con la Cámara Federal de Salta, le dio la posibilidad a este represor de fugarse. Esta situación se modificó con la llegada del juez Poviña, quien hizo lo que se debía hacer” manifiestan desde H.I.J.O.S..

En el informe que realizara la Unidad Fiscal de Coordinación y seguimiento de las causas de Derechos Humanos en abril el 2011, firmado los fiscales Jorge Auat y Pablo Parenti, queda establecido las graves faltas que cometiera el juez Olivera Pastor.

“Ahora bien, respecto de Jones Tamayo debemos decir que la falta de diligencia procesal del Dr. Olivera Pastor permitió que el nombrado se encuentre actualmente prófugo”, decían los fiscales en aquel momento.
Esto se advertía, “en sus sucesivas resoluciones prorrogando el plazo otorgado al imputado por la Cámara Nacional de Casación Penal para cumplir con una caución real, condición para su exención de prisión.

Olivera Pastor hizo lugar a dos pedidos de la defensa para prorrogar el perfeccionamiento de la caución, dándole al imputado casi un mes de libertad. Recién cuando se incumplió el último plazo otorgado, el juez dictó una orden de detención”.

De un informe policial surgió que Jones Tamayo hacía más de un año que no vivía en el domicilio registrado.
Olivera Pastor no declaró inmediatamente la rebeldía, ni dictó orden de captura internacional, sino que se limitó a notificar a la fiscalía del informe policial. Con fecha 14/03/2011, la fiscalía pidió que se lo declare rebelde, solicitud denegada por el juez con fecha 28/03/2011”.

Este oficial del GAM 5, es uno de los personajes más sanguinarios que actuó como jefe del Servicio de Inteligencia del Área 323 en Jujuy entre los años 1975 a 1976, volviendo a Jujuy en 1980 hasta 1983, también fue Oficial del Destacamento de inteligencia Nº 143 con asiento en Salta, dependiente del Batallón 601.

Fuente: Telam

(La Nota digital)